¿Si me pongo un cotón?

Hay algo que me encanta más que la ropa y eso es la ropa tradicional. Y si tuviera que escoger una sola pieza dentro de todas, definitivamente sería un, convencionalmente llamado, poncho.

Mucha gente ya me ha regañado y explicado que no todo lo que tiene un orificio para que entre la cabeza y que caiga sobre el pecho y le espalda es un poncho, existen muchas formas de llamarles dependiendo de la forma, la región y quien lo hace. Sin embargo, cuando pregunto por qué se llama así y la respuesta convencional es “pues así le decimos” o en su defecto “así se le conoce aquí”. Pero si alguien sabe más al respecto me encantaría conocer más.

Mi gusto por estas maravillosas piezas comenzó con un bello cotón que compré en Zinacantán, Chiapas en abril del 2016. Este cotón tiene una historia especial.

Todo comenzó porque debía encontrar la ropa perfecta para recibir un premio en la universidad por mi participación en el cuerpo de bailarines del Grupo Representativo de Folclor y otras cosas que hice en la carrera. Entonces yo sentía que una pieza artesanal era lo más apropiado para esa ceremonia.

Un día fuimos a une exposición en la galería municipal y vi un cotón de Zinacantán. Tenía pájaros, mariposas y flores bordadas en tonos azules. Me enamoré y recordé mi clase de Antropología Social, en la que Elodie, mi profesora y directora, nos compartió su experiencia en Chiapas y su trato con el pueblo de Zinacantán.

Cabe decir que Elodie fue la persona que me impulsó a entrar al grupo de folclor, a escribir sobre moda, sobre culturas indígenas y a hacer Segunda Piel. Elo falleció en agosto de 2015 y sentí que debía hacer un homenaje a ella. Porque de no ser por su aliento no hubiera logrado nada de esto, ni estaría donde estoy ahora.

Por ello, en cuanto tuve la oportunidad de ir a Chiapas, me aventé. Y resultó una experiencia maravillosa. Fui ilusionado y dispuesto a comprar mi cotón, pero quería saber todo. Y la aventura fue esta.

Llegamos a Zinacantán, iba con algunos compañeros de la carrera. Previamente había pedido indicaciones para encontrar los mejores cotones. Me perdí, pero acabe llegando a la casa de una maestra artesana maravillosa. Tristemente mi inexperiencia y mi asombro no me permitió preguntar tanto como había planeado. Me impactó ver tantas cosas increíbles y además a un precio que no lo esperaba. Todo fue tan rápido, pero tenía ya mi cotón.

13221252_10154893347004251_3917903468805043619_o

Este fue el resultado. Lo llevé al evento combinándolo con una guayabera de manta blanca, pantalones de casimir azul y zapatos cafés. Mucha gente me comentó lo mucho que le gustó mi combinación, otras solo me barrían, pero yo me sentía realizado. Cada elemento era el indicado para ese momento y yo estaba extasiado.

Era una combinación de sentimientos, entre el orgullo de llevar una pieza maravillosa de arte, única y confeccionada por manos talentosas. El orgullo de recibir el premio. Los recuerdos que llegaban a mi mente por todo lo que había implicado llegar hasta ahí. Y finalmente el glamour del que me sentía portador, además de ser un elemento muy particular de esa ceremonia porque todos los demás llevaban trajes negros.

A partir de entonces cada que puedo lo luzco y me han pasado algunas anécdotas maravillosas. Pero ese será tema de otra publicación. Solo debía rendirle homenaje a mi primera pieza, la cual tiene un lugar muy especial en mi corazón por ser el objeto en el que se concretan y reúnen tantas historias.

#MéxicoMiSegundaPiel

 

Publicado por mexicomisegundapiel

Internacionalista, diseñador de clóset, soñador. Mi sueño es vestirme de México todos los días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: